Impacto de barcos contra pilas de puente

03-04-2024 | Publicado por Joaquín Martí

Impacto barco puente

Una vez más, un reciente accidente proporciona la motivación para el presente post. Pero a diferencia del terremoto Marrakesh-Safi o las inundaciones en Derna, Libia, ambos ocurridos en septiembre de 2023, esta vez no se trata de un desastre natural sino de uno causado por el hombre. El 26 de marzo de 2024, a las 01:28 EDT (05:28 UTC), todo el tramo en celosía del puente Francis Scott Key en Baltimore, Maryland, colapsó al ser destruida una de sus pilas por el impacto del portacontenedores Dali de 300 metros. El puente había sido bautizado en honor al autor de la letra del himno estadounidense.

Parece que el barco perdió la propulsión y emitió una llamada de socorro que permitió detener el tráfico del puente, pero de una cuadrilla de ocho obreros que trabajaban en la estructura, seis se han perdido. Aparte del coste humano, el trastorno e implicaciones financieras del colapso son enormes. Para dar una idea, en 2023 el puente transportó 12,4 millones de vehículos y el puerto de Baltimore, cuyo canal de navegación está ahora interrumpido por el puente colapsado, movió más de 43 millones de toneladas de carga.

Los puentes cuyas pilas se encuentran en aguas navegables o próximas a ellas están expuestos a este tipo de accidentes. Recordemos algunos ejemplos como el colapso del puente ferroviario del Severn en 1960 cuando dos barcazas petroleras perdieron el control y chocaron con una de las pilas, destruyendo el puente y matando a cinco personas. O el puente Tasman en Hobart, Australia, donde un granelero chocó con dos de sus pilas en 1975. O el colapso del puente Almö en Suecia por el impacto de un granelero en 1980, falleciendo ocho personas. O, quizás más conocido, el colapso en 1980 del tramo en dirección sur del Sunshine Skyway en Tampa, Florida, que resultó en 35 muertes. Y hay muchos otros.impacto barco puente

Por supuesto, hay medidas para reducir la frecuencia o las consecuencias de tales accidentes. Ejemplos no estructurales son mejores sistemas de navegación, sistemas de aviso de colisión o regulaciones más restrictivas sobre maniobras de buques.

Desde el punto de vista estructural, las pilas pueden protegerse con duques de alba, islas artificiales u otras estructuras; además, si los tonelajes y velocidades de los barcos son suficientemente reducidos, es posible diseñar la estructura para que resista las demandas impuestas por esos impactos.

Principia ha tratado este tipo de problemas en muchos puentes en el pasado. De hecho, hace más de cinco años publicamos un post sobre algunos sobre algunos de estos problemas y nuestra experiencia resolviéndolos. Esta experiencia incluye terremotos, licuefacción del terreno, explosiones, impactos, vientos, temperaturas, hinchamiento del hormigón, diseño defectuoso, etc. Específicamente sobre el tema de impactos de barcos y sus efectos en las pilas, hemos trabajado en un eventual cruce del Estrecho de Gibraltar, el puente Oresund entre Dinamarca y Suecia, el nuevo cruce del Tajo en Lisboa, o el cuarto puente sobre el Canal de Panamá.

Nos sentimos abrumados ante cualquier calamidad que afecte a la humanidad, pero resulta especialmente doloroso cuando tenemos experiencia y estamos activos en las áreas involucradas. Esperemos que no proliferen.

Te puede interesar