Principia ha estudiado las posibles consecuencias de la caída accidental de elementos combustibles sobre bastidores nucleares